Cómo el estrés afecta su sueño

No es nada nuevo que el estrés afecte nuestras vidas de muchas maneras. Varios estudios han demostrado que, al ser crónica, tiene un efecto negativo sobre el sistema inmunológico, lo que puede derivar en diversas enfermedades. Peor aún cuando esta condición afecta el sueño: estás acostado en la cama, preocupado y ansioso, lo que hace que sea casi imposible relajarte y aquietar tu mente lo suficiente como para conciliar el sueño.

Desafortunadamente, este ciclo tiende a empeorar. Si no duerme lo suficiente por la noche, su cuerpo aumenta los niveles de hormonas del estrés. Las sustancias químicas del cerebro relacionadas con el sueño profundo son las mismas que le indican al cuerpo que deje de producir hormonas del estrés. Como resultado, cuando no duermes bien, tu cuerpo continúa liberando estas hormonas.

¿Más desventajas del estrés? Las personas con niveles elevados y prolongados de estrés tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, depresión, presión arterial alta, un sistema inmunitario debilitado, problemas estomacales y más.

Por eso es tan importante, si se siente muy tenso, probar diferentes métodos para aliviar el estrés y hacer que dormir lo suficiente sea una prioridad. ¡La buena noticia es que hay muchas estrategias simples que puedes probar esta noche!

Autoconocimiento 

Justo antes de acostarse, pruebe una estrategia de relajación que incorpore atención plena, como yoga, respiración profunda o meditación, todo lo cual aumenta el tiempo y la calidad del sueño.

 

No usar dispositivos

La luz azul emitida por dispositivos digitales, como televisores, teléfonos celulares, computadoras portátiles y tabletas, puede alterar el reloj interno de su cuerpo, así que evítelos antes de acostarse. Encontrar una manera de relajarse sin tecnología puede ayudar a aliviar el estrés.

 

Bebe té de manzanilla. Esta hierba puede ayudar a disminuir la ansiedad, lo que facilita conciliar el sueño.

 

Tomar una ducha caliente

Una ducha profunda antes de acostarse es relajante. Además, pasar del agua tibia a una habitación más fresca hará que la temperatura de tu cuerpo baje, lo que te hará sentir somnoliento.

 

Haz algo de ejercicio de piernas

Si bien hacer ejercicio antes de acostarse a veces puede mantenerlo despierto, es poco probable que los ejercicios suaves para las piernas afecten negativamente su sueño. Los movimientos como levantar las piernas y ponerse en cuclillas ayudan a llevar el flujo de la corriente a las piernas; curiosamente, esto puede tener un efecto calmante y facilitar el sueño.

 

Escriba sus inquietudes

Escriba los sentimientos y pensamientos relacionados con los eventos estresantes en detalle, como si se discutieran temas en la terapia. Esto le permite aclarar sus pensamientos y sentimientos, ganando así un valioso autoconocimiento.

También es una buena herramienta para solucionar problemas; a menudo puedes resolver un problema y encontrar soluciones más fácilmente en papel.

 

Haz ejercicio 

 

El ejercicio es un gran calmante para el estrés y se ha demostrado que mejora la calidad del sueño. Pero asegúrese de que sus entrenamientos más intensos no se realicen demasiado cerca de la hora de acostarse. Si descubre que correr en la caminadora lo mantiene despierto por la noche, vaya al gimnasio al menos tres horas antes de acostarse.

 

Toma algo natural que estimule el sueño

Existen varias plantas medicinales, frutas y verduras que se convierten en infusiones relajantes y se pueden consumir a diario. El té de manzanilla y menta son buenos ejemplos de esto.

Siguiendo en esta línea, los complementos alimenticios son un gran aliado para nuestra salud y pueden estimular el sueño, entre otros beneficios.Puedes encontrar soluciones como Goodreams, un complemento alimenticio nocturno que contiene melatonina y vitaminas para proporcionar noches de sueño reparador y aumentar la inmunidad sin causar dependencia 

 

 

 

.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados